¡Pregunta lo que quieras!

 

Derechos de las personas con VIH

Derecho a la Salud y el Derecho a la No Discriminación Por Programa Provincial de Salud Integral Adolescente en Enfermedades de transmisión sexual
hace 5 meses

Derechos de las personas con VIH

Por el solo hecho de ser personas, todas y todos tenemos derechos. Los derechos son como las reglas del juego de la sociedad y sirven para que vivamos y nos desarrollemos sin perjudicarnos unos a otros. Para respetar los derechos de los otros y hacer respetar los nuestros es indispensable conocerlos.

Las personas con VIH tiene los mismo derechos que el resto de las personas: a que se respete su integridad y autonomía; a la salud y a la atención medica integral y oportuna, a la educación y a un trato igualitario. En este sentido todos somos iguales ante la ley, y a la vez distintos como seres únicos e irrepetibles. En determinadas circunstancias, sin embargo, es necesario reforzar algunos de estos derechos y se debe promover su protección. Una de esas circunstancias es la desprotección y desamparo que sufren algunas personas con VIH o sida debido a la discriminación social. Cuando un dato biológico se transforma en un estigma, surgen la discriminación y el trato desigual.


El derecho a la salud, un derecho fundamental.

Tener derecho a la salud, desde el punto de vista de los tratados internacionales de derechos humanos, significa que los gobiernos deben crear las condiciones que permitan a todas las personas vivir lo más saludablemente posible. Esas condiciones incluyen la disponibilidad garantizada de servicios de salud.

Según el comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, el derecho a la salud abarca cuatro elementos:

Disponibilidad: se debe contar con un número suficiente de establecimientos, bienes y servicios públicos de salud, así como de programas de salud.

Accesibilidad: los establecimientos, bienes y servicios de salud deben ser accesibles a todos. la accesibilidad presenta cuatro dimensiones superpuestas: no discriminación, accesibilidad física, accesibilidad económica, acceso a la información.

Aceptabilidad: todos los establecimientos, bienes y servicios de salud deberán ser respetuoso de la ética médica y culturalmente apropiados, a la par que sensibles a los requisitos de género y el ciclo de vida.

Calidad.

El derecho a la salud impone a los Estados partes tres tipos de obligaciones: respetar (significa no interferir en el disfrute del derecho a la salud) , proteger (significa adoptar medidas para impedir que terceros interfieran en el disfrute del derecho a la salud) y cumplir (significa adoptar medidas positivas para dar plena efectividad al derecho a la salud).


Derecho a la NO discriminación

Los avances en los tratamientos y en la atención sanitaria han hecho de la infección por VIH una enfermedad crónica. Actualmente, la calidad de vida de las personas con VIH puede ser igual a la de cualquier persona. Sin embargo, los cambios en la percepción social del VIH fueron menos significativos.

El estigma y la discriminación relacionados con el VIH tienen múltiples consecuencias que afectan al desarrollo de la epidemia y de los tratamientos personales y refuerzan las desigualdades sociales existentes, en especial las relacionadas con el género y la sexualidad. Las consecuencias no son solo para las personas con VIH, sino también para la sociedad en general.

La discriminación real o percibida en el ámbito laboral puede llevar a las personas con VIH a retrasar las visitas a los servicios de salud o dificultar el tratamiento de la infeccion, para evitar comunicar en el trabajo la causa de estas visitas. A esto se suma el miedo a ser vistos en las salas de espera de los servicios de infectología o el temor anticipado a los efectos secundarios de alguna medicación.

Ocultar el estado serológico puede provocar un aumento considerable de los niveles de estrés de una persona, con el consiguiente debilitamiento del sistema inmunológico. El rechazo social y la discriminación puede dificultar la motivación de las personas para asumir pautas correctas de cuidado personal y de adherencia al tratamiento.












  • No hay comentarios. ¡Sé el primero!

Déjanos un comentario: